nov
29

Síntomas de un computador infectado por virus

Author eliott    Category Seguridad, Tutoriales, Windows     Tags

Muchas veces al notar un comportamiento anormal de nuestro computador nos entra la duda de que si está infectado por virus o no

En este artículo intentaré describir algunos síntomas de cuando nuestro computador está infectado. Sin embargo el problema que se presenta es que existen miles de virus que se manifiestan y actúan de maneras distintas, y que los síntomas producidos por un virus también pueden ser producidos por motivos diferentes.

Por lo general un sistema operativo no empieza a mostrar problemas sin que tenga un motivo, y si notas un comportamiento fuera de lo normal, lo recomendable es analizarlo con tu antivirus de confianza en mi caso uso el NOD32, hasta ahora me ha funcionado muy bien. Puedes recurrir también a los anti espías y anti malwares. Se debe analizar el computador con estas herramientas cada cierto tiempo, ya que hay virus que se mantienen ocultos en nuestro sistema y los efectos no son notorios, sino hasta cuando la infección se generaliza.

Ten en cuenta que que todos los sistemas operativos están expuestos a los virus. Es cierto que hay algunas mas seguros que otros, pero no existe ninguno que realmente sea inmune (incluso GNU/Linux y MacOS están expuestos a los virus).
Muchas veces lo virus se instalan debido a acciones voluntarias que realiza el propio usuario, aunque a algunos les parezca ilógico, muchas veces los usuarios tienden a forzar la instalación de un programa a pesar de que el antivirus le advierta de que el archivo esta infectado.

A continuación les detallo algunos síntomas que puede presentar nuestro computador ante la posible presencia de un virus:
El computador se vuelve lento
Este es algo muy típico, sobre todo con los programas espías. El ralentizamiento de un sistema también se puede deber a otras causas, como un exceso de archivos temporales, demasiados procesos en ejecución o excesiva carga en el inicio del sistema, pero en esos casos se suele notar un ralentizamiento paulatino, no de golpe.

Pérdida injustificada de espacio en discos
Esto es típico sobre todo de virus del tipo worm (gusano), que se reproduce hasta bloquear el sistema. Hay que tener presente que Windows crea una serie de archivos ocultos y de sistema que suelen ser muy pesados (llegando incluso a pesar bastantes GB). Estos archivos ocupan espacio, pero siempre dentro de unos límites y solo en la unidad que los contenga (normalmente en la que está instalado el SO), no en otras unidades.
Funciones de Windows dejan de funcionar o se hacen inaccesibles
Aquí hay que hay que diferenciar el que no existan desde la instalación, que es un síntoma de versiones pirata de Windows, de que, habiendo estado ahí y en perfecto funcionamiento, de golpe nos desaparezcan o no nos deje acceder a ellas.

Esto último se suele deber tanto a acciones del virus como a sistemas de protección de éste, ya que las funciones que suelen quedar inhabilitadas son todas aquellas que nos pueden ayudar a luchar contra el virus, tales como Restaurar sistema, editar registro, abrir el administrador de tareas y similares, .
Denegación de servicios
Es otro tipo de ataque de virus. Lo que provoca es la imposibilidad de cargar ciertos servicios de Windows.

Imposibilidad de ejecutar programas antivirus, anti espías y anti malware
Este es un sistema de defensa de muchos virus, que incapacita la ejecución de cualquier programa que pueda atacarles. Este punto incluye la imposibilidad incluso de descargarlos y/o de instalarlos.

Pérdida de propiedades de imagen y sonido
Aunque evidentemente un controlador o una tarjeta gráfica o de sonido pueden fallar, la verdad es que no es muy normal que esto ocurra. En muchos casos las pérdidas de audio y/o de propiedades de pantalla se deben a la acción de virus.

Pérdida de unidades
Este es otro posible síntoma de la acción de un virus o malware. La imposibilidad repentina de acceder a unidades USB u ópticas (CD y DVD), sobre todo si es de forma simultánea, puede perfectamente deberse a la acción de un virus. Es cierto que puede deberse a una avería, pero dado que se controlan de forma diferente y por distintos controladores (drivers), es bastante raro que los dos sistemas dejen de funcionar de forma simultánea.

Pérdida de archivos del sistema
Un archivo del sistema no se pierde (o se elimina) así como así. En la mayoría de las ocasiones son los virus los responsables de esto.

Tráfico en Internet no justificado
Un exceso de tráfico en la red. sin justificación aparente, suele ser un claro síntoma de infección. Es cierto que el tráfico con Internet es prácticamente continuo, pero no se trata de un tráfico excesivo, y menos que pueda provocar un comportamiento extraño y pérdidas grandes de velocidad.

Aparición de páginas web no solicitadas
Esto va desde la apertura descontrolada de páginas no solicitadas hasta redireccionamientos a otras páginas diferentes a las que hemos indicado.

Programas que utilizan Internet dejan de funcionar o empiezan a funcionar mal sin ningún motivo aparente
Esto afecta sobre todo a navegadores y programas de mensajería instantánea.

Bloqueos y reinicios del computador
Un bloqueo puede estar también provocado por un exceso de temperatura (es la forma que tienen los procesadores de protegerse en estos casos), pero un reinicio es más raro que ocurra. Si las condiciones de temperatura son normales, tanto bloqueos como reinicios suelen ser síntomas de la existencia de algún tipo de malware.

No es posible iniciar Windows
Esto se debe a un fallo en el sistema operativo, pero este fallo está causado en la mayoría de las veces por la acción de un virus. Hay que diferenciar siempre en estos casos la imposibilidad de iniciar Windows con la imposibilidad de arrancar el computador y la posibilidad de un fallo de hardware, que también nos puede impedir iniciar Windows, aunque en este último caso o bien el fallo lo detecta la BIOS o bien Windows nos lo indica mediante una de sus ya famosas pantallas azul Windows (Pantalla de la muerte).

Realmente esta es una de las peores situaciones, ya que al no poder iniciar Windows tampoco podemos remediar la situación.
Nos pide una contraseña de usuario que no hemos puesto
Esto sí que está siempre motivado por un virus. El problema empieza siempre por nuestra propia cuenta, por lo que, en sus inicios, es posible entrar en modo seguro, con el usuario Administrador (eso en el supuesto de que no sea ese el usuario que estemos utilizando, costumbre nada recomendable), pero poco a poco va impidiendo la entrada en cualquier cuenta, y además las contraseñas son aleatorias, lo que limita enormemente las posibilidades de desinfección.
Desaparición de archivos, imposibilidad de acceso carpetas o incluso a unidades
Es otro síntoma que puede estar motivado por una infección. En condiciones normales, y salvo un fallo en el hardware, ni un archivo desaparece por las buenas ni una carpeta o unidad quedan inaccesibles.

Cambios en las propiedades de algunos archivos
Pues igual que el caso anterior. Las propiedades de un archivo, carpeta o unidad no se cambian por las buenas, por lo que cualquiera de estos comportamientos puede ser un síntoma de que tenemos uno o varios virus en nuestro computador.

El sistema no nos permite ejecutar determinados programas
Salvo problemas causados por una avería en el hardware, un programa no se corrompe tan fácilmente. La imposibilidad de ejecutar cualquier programa que hayamos usado habitualmente sin problemas puede ser también síntoma de un ataque. Esto es más patente si el daño no se limita a un solo programa.

Pérdida de acceso al disco duro
Aunque no son muchos los virus que pueden provocar esta situación (y hablamos de imposibilidad de acceso, no de que no arranque el sistema), sí que hay algunos que lo hacen. Esta situación se soluciona afortunadamente restaurando el MBR (Master Boot Record), lo que podemos hacer desde la Consola de recuperación de Windows, ejecutando FIXMBR, iniciando desde el CD de instalación de Windows.

Vamos a dar un repaso ahora a fallos del sistema que no son atribuibles a virus.

Aquí están incluidos, para empezar, todos los fallos de arranque del computador (OJO, no de inicio del sistema). En condiciones normales, un virus no tiene forma de acceder a la BIOS y, por tanto, de infectarla. Para ello, el virus tendría que entrar por medio de una actualización, para lo que se necesita un programa específico, no ejecutable desde Windows. Hay que tener en cuenta que la BIOS trabaja a nivel de hardware, antes de que se cargue el sistema operativo. A esto hay que añadir los poquísimos virus que se han desarrollado para infectarla (ninguno activo en la actualidad, incluido el CIH). Otra cosa es que la BIOS se estropee, como se puede estropear cualquier elemento del computador.

No obstante, en el más que improbable caso de que un virus llegase a infectar a la BIOS, la única solución existente (por lo menos la que conozco) es o bien cambiarla o bien cambiar la placa base. Un reseteo de la BIOS no nos va a servir de nada en este caso, ni volver a cargar el BIOS original, cosa que muy probablemente no nos va a dejar ni hacer.

No hay que culpar a los virus la falta de detección de unidades por parte de la BIOS. En este caso se trata siempre de un problema físico (normalmente mala conexión, placa del disco duro estropeada o fallo de la placa base).

Conclusión:

Bien, como pueden ver, los síntomas que presenta un virus son muy variados, pero por desgracia, y como ya he dicho, hay algunos virus que no presentan ningún síntoma, lo que los hace especialmente peligrosos.

Es por todo esto por lo que siempre debemos tomar una serie de medidas, que dado que existen de forma gratuita, no implican un gasto extra para el usuario. Estas medidas son:

  • Instalar un buen antivirus (que los hay muy buenos gratuitos).
  • Instalar un buen anti espías y anti malware.
  • Tenerlos siempre correctamente actualizados.
  • Tener Windows siempre correctamente actualizado, y en especial Windows Defender (si lo tenemos instalado, cosa más que recomendable).
  • Hacer caso a las indicaciones del antivirus que tengamos instalado y a las que nos haga Windows. De nada va a servir que instalemos el mejor antivirus del mercado si luego vamos a pasar por alto sus indicaciones, y lo mismo vale para los mensajes de alerta de Windows.
  • Ante el primer síntoma de un posible virus, proceder a un escaneado a fondo del equipo, primero con nuestro antivirus y demás anti malware, y luego con un antivirus Online.
  • Si utilizamos un router Wifi, encriptarlo siempre y cambiar la clave de acceso al setup del router. Si ya viene encriptado, cambiar inmediatamente esa clave que trae por defecto. 

Y recordar siempre que nuestros males normalmente no termina cuando hemos desinfectado el ordenado. Realmente estamos en uno de esos casos en las que más vale prevenir. Tenemos que tener muy presente que el costo de los daños causados por virus se eleva a bastantes miles de millones de dolares al año.

Post comment

Colaboradores

Etiquetas

Categorías

Archivos

Estadísticas

Seguidores